Connect with us

Nacionales

Cifras escalofriantes de amputaciones

DÍA A DÍA. Solamente tomando un hospital se puede estar hablando de cientos de kilos que a diario deben ser desechados como basura

A raíz de los accidentes graves de tránsito, como así también en un margen mucho menor en cuestiones laborales o por alguna enfermedad, el resultado suele ser que una persona pierda un miembro o parte del mismo.

Las sillas de ruedas, las muletas y hasta prótesis ortopédicas son una de las caras de esta terrible realidad que deja secuelas enmarcadas para siempre en el destino.

Pero, además de seres humanos limitados en su plenitud, está la otra cara de la moneda. La que habla de una cifra por demás escalofriante sobre la grotesca cantidad de restos que son evacuados día a día en los diferentes hospitales de la República.

Osmar Caballero, jefe de residuos sólidos hospitalarios de la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa), da números que le ponen la piel de gallina a cualquiera: “No llevamos contabilizado la cantidad de miembros que son amputados, pero sí tenemos porcentaje de kilos. El Hospital de Trauma es el mayor generador. Tiene más o menos 800 a 900 kilos por día. Pero a pesar de esos números, el mayor generador en cuanto a establecimientos dependientes del Ministerio de Salud a nivel país, es el Hospital de Itauguá”.

La gran mayoría de estas terribles cifras están relacionadas directamente a los accidentes de tránsito, hoy en día, la mayor causa de muertes violentas en el país.

47 POR CIENTO

del total de fallecidos por siniestros viales a nivel país, son protagonizados por motociclistas.

23.000 KILOS

al mes es la cantidad de restos de seres humanos que son desechados en el Hospital Nacional.

¿Qué se hace con esa escalofriante cantidad de deshechos humanos?

¿Cuál es el destino final de esas partes del cuerpo que terminan siendo inservibles? Caballero menciona que su institución es la que se encarga de controlar la disposición correcta de estos residuos hospitalarios. Explicó que existe una cadena: arranca con la recolección, el transporte, tratamiento y la disposición final.

Las partes del cuerpo que fueron amputadas son consideradas residuos anatómicos. “Todo este tipo de residuos van a tratamiento en la planta de tratamiento de Residuos Hospitalarios que está en Remansito”, explicó Caballero.

Dos caminos para hacer efectiva la eliminación

“Las partes de los cuerpos van por el método de incineración, en hornos de altas temperaturas de 800 a 1.200 grados de temperatura, ese el procedimiento”, contó Caballero.

“Los restos humanos van en bolsas rojas, dependiendo del tipo de residuos, hay algunos que van a incineración y otros que se van a autoclave. Los autoclaves son equipos de presión de vapor, que tienen un método de tratamiento como su nombre lo dice, por autoclave en temperaturas de 130 a 150 grados, donde todos los residuos quedan inocuos, quiere decir que se le saca toda la contaminación posible”, dijo. Tanto los incinerados como los autoclaves van a fosas de seguridad de la planta de tratamiento, que es para la disposición final.

Las cenizas no se tiran “por ahí”

Explicó que en el caso de la incineración, el resultado son las cenizas que contienen metales pesados y por ende van a celdas de seguridad. “No es que estas cenizas se agarran y se tiran al suelo o al vertedero, todavía son considerados objetos contaminantes”, indicó.

La disposición final se da con la colocación de las cenizas en las fosas. Las fosas se dividen por celdas, tienen 5 metros por tres, una vez que llegan al llenado se hace el sellado. Están construidas a modo de que no tengan filtraciones en el suelo.

 

 

FUENTE DIARIO CRÓNICA

Continue Reading

Copyright © 2020 por Evoluado.com

× ¿Queres hacer una denuncia o contarnos algo?
A %d blogueros les gusta esto: