29.6 C
Asunción
Dom 21 julio 2024

The New York Times informó sobre fraudes cometido por la ANR en el Chaco en las elecciones pasada

«Una estrategia para el dominio de un partido latinoamericano: la compra de votos» tituló el reconocido medio estadounidense The New York Times en su reportaje que revela un esquema de presunta compra de votos en comunidades indígenas por parte de la Asociación Nacional Republicana (ANR).

En las elecciones pasadas, el medio New York Times fue testigo de cómo representantes del gobernante Partido Colorado intentaban comprar los votos de las comunidades indígenas. La comunidad indígena Espinillo está a casi 21 kilómetros del centro de votación más cercano, y en la aldea nadie tiene auto.

Ante los periodistas de The New York Times, Milner Ruffinelli, uno de los jóvenes que trabajaba para la ANR, pasó a hablar en guaraní, para que no puedan entender los periosiats,  “Ese pedido de plata que se comprometió con ustedes, eso ya está también y el señor Miguel Paredes va a ver cómo hacerles llegar”, dijo. “Acá no podemos darles nada, ustedes saben porqué…”.

Nestor Rodríguez, líder de la comunidad indígena Tomáraho, quien recibió dinero, según comentó el medio; dijo que era una práctica común. “Solamente eso es para comprar tu ropa, eso, para tu familia”, afirmó. Rodríguez votó por el candidato del Partido Colorado, Arturo Méndez, por sus promesas de crear empleos y una nueva carretera.

Pagarle a las personas para que voten de una manera determinada es ilegal en Paraguay.

Cerca de 120.000 habitantes de comunidades indígenas de Paraguay comenzaron a integrarse a la sociedad moderna hace apenas unas pocas décadas, y desde entonces muchos partidos políticos —no solo el Partido Colorado— han tratado de controlar sus votos, reza parte del informe hecho por los periodistas del medio estadounidense.

El día de las elecciones, los trabajadores del partido les pagan a las personas indígenas por sus identificaciones —lo que les impide votar— o los trasladan en autobuses hasta las urnas y les dan dinero.

La práctica está tan arraigada, que ha desarrollado su propio vocabulario: hay que “arrear” a los votantes indígenas y llevarlos a “corralones”.

“Es como si fuéramos animales que van a ser comprados”, dijo Francisco Cáceres, de 68 años y miembro de la comunidad indígena qom.

Por otro lado, observadores electorales de la Unión Europea afirmaron haber sido testigos de estos “corralones” en las elecciones paraguayas de 2013 y 2018, y vieron múltiples casos de compra de votos en los comicios del 30 de abril. Según los observadores, los partidos tratan de comprar los votos de muchos paraguayos, no solo de las personas indígenas.

Lee el informe completo del The New York Times. 

Fecha:

MADES VERIFICA AGUA DE LA LAGUNA DE ITÁ

Un equipo del Mades realizó una verificación de la laguna Itá. Durante el recorrido, observaron una gran cantidad de peces muertos, todos pertenecientes a...
A %d blogueros les gusta esto: